Los beneficios del vino blanco

0
vino blanco

¿Vino blanco o vino tinto? Son como el ying y el yang, pero los dos tienen fieles seguidores. Si el vino tinto es el maridaje perfecto para la carne, el blanco lo es para el pescado. Mucho se ha escrito sobre el primero, pero un poco menos sobre el segundo, por eso vamos a desvelar todos los beneficios del vino blanco, un acompañante perfecto para cualquier ocasión.

Beneficios del vino blanco

– Es un excelente antioxidante celular. Sabido es por todos los amantes que éste tiene efectos antioxidantes, derivados de las propiedades que posee el jugo de uva. Una copa diaria en cada una de las comidas ayuda a prevenir enfermedades como el cáncer y las dolencias de corazón.

– Tiene menos calorías que el tinto. Posee menor concentración de calorías que el tinto, por eso es el preferido de muchas mujeres. Además, tiene menor concentración química de alcohol (unas 100 calorías por copa estándar), por lo que, si bebemos unas copitas de más, sus efectos sobre el organismo serán menores que los del tinto.

– Posee muchos nutrientes saludables. Presenta altas cantidades de potasio, fósforo, flúor y polifenoles, compuestos que previenen la oxidación.

Algunos de los vinos blancos más famosos

– Chardonnay. Es el célebre de la región francesa de Borgoña es uno de los blancos más populares. Es un tipo de vino seco o medio seco con un rico aroma afrutado.

– Verdejo. El verdejo es un tipo de uva blanca usada para la Denominación de Origen Rueda. Procede de Castilla y León y es uno de los vinos blancos españoles más reconocidos. Su sabor es ácido, fresco, aromatizado y afrutado.

– Sauvignon Blanc. De Francia, en concreto de Burdeos, nos llega esta variedad de  blanco seco con un toque bastante ácido.

Pero, aparte de estos vinos, existen muchos otros que podéis ir descubriendo y catando. ¡En la variedad está el gusto!

La mejor comida para acompañar con vino blanco

– Pescados. Es excelente para acompañar pescados de todo tipo, aunque dependiendo de la forma en que estén cocinados puede recomendarse de un tipo o de otro. Para frituras como pescado frito, camarones o chipirones, lo mejor es un  blanco seco. Para el pescado magro(abadejo, lenguado o lubina) lo mejor es un vino blanco ligero como el Verdejo, el Albariño o el Pinot Grigio. En cuanto al sushi, pocos son quienes no lo disfrutan con un buena copa de blanco al lado.

– Mariscos. Langostas, ostras, gambas, parrillada de marisco… El sabor de los frutos de mar está ligado desde hace mucho tiempo al del vino blanco.

– Cremas. El aroma del vino blanco es el más indicado para degustar si en el menú hay sopa, soufflé o una crema ligera y fresca. ¡Riquísimo!

– Quesos. Roquefort, queso azul, queso de Burgos (ideal para acompañar con un blanco ligero), Gruyere (vino blanco semidulce)… Una buena tabla de quesos y una botella de vino blanco sobre la mesa son el mejor tándem para empezar una comida.

Por último, recordad que, si habéis bebido un poquito más de la cuenta, podéis poner en práctica algunas recomendaciones para evitar la temida resaca del día siguiente. ¡Bon appétit!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here